¿Cuán cerca está su corazón de su bolsillo?

Rolando Arellano Cueva
Presidente de Arellano Marketing y profesor en Centrum Católica

En estudios que el equipo Arellano hace para la Teletón, ese gran evento anual que se celebrará el próximo 6 y 7 de octubre, encontramos que los peruanos tenemos variadas posiciones respecto a las donaciones. Se lo contamos para que usted identifique a qué grupo de solidarios pertenece. Es decir, cómo relaciona usted su corazón con su bolsillo. Veamos.

Hay varios tipos de donadores. Primero los que llamaremos “Agradecidos”, que tienen alguna “deuda” personal con instituciones como la clínica San Juan de Dios, pues ellos o personas cercanas recibieron su ayuda. Son los primeros en apoyarlas donando montos significativos para sus ingresos (pobres o no tanto) y hasta los entregan personalmente.

Existen también los solidarios “Puros”, que ayudan a otros por el bien de la sociedad y lo hacen de manera amplia. Ayudar es parte natural de su vida y se confunden un poco con los donadores de “Costumbre”, que en el caso de la Teletón, la vivieron desde chicos y creen en su buena obra. Estos incluso impulsan a otros a donar, como por ejemplo a los “Obligados”, que lo hacen solo por presión externa, o tal vez para impresionar o quizá no quedar mal con sus hijos o familiares.

Entre los no donadores, están los “Flojos”, que no donan solo porque no se les presenta la facilidad de hacerlo; hasta dejan el sencillo en el supermercado por evitar cargarlo. Luego vienen los “Egoístas”, que piensan que a ellos nadie les regala algo y prefieren guardarse para su propio beneficio. Finalmente, están los “Desconfiados”, numerosos en nuestro país, que no donan porque no tienen garantía de que su dinero será bien utilizado. Entre ellos, hay desconfiados extremos, que con correos electrónicos o comentarios se vuelven activistas contra la solidaridad.

Sin duda quisiéramos que en nuestro país haya más solidarios “Puros”, que son mayoría en países con experiencia de ayuda, y también más donadores de “Costumbre”, que abundan en países vecinos donde las teletones recaudan hasta 20 veces más que aquí. Pero creemos que el verdadero cambio se dará cuando tengamos menos “Desconfiados”, porque eso significaría que respetamos a las buenas personas e instituciones que tenemos. Buenas instituciones como nuestra Teletón, que con su transparencia de gasto y rendimiento de cuentas es un ejemplo fuera, tanto que el nuevo presidente mundial de la Organización Internacional de Teletones es un peruano, que trabaja ad honorem como la mayoría de quienes allí colaboran.

¿Usted, estimado lector, ya reconoció a qué segmento de peruanos solidarios pertenece? ¿Y ya sabe a cuál de estos segmentos buscará pertenecer esta semana? Es muy simple, solo decida cuán cerca quiere usted tener el corazón de su bolsillo.

ComparteShare on Facebook0Share on LinkedIn24Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *