Errores en los presupuestos anuales

Alberto Haito
Director de Arellano Marketing

Estamos en la época en que se hacen los presupuestos para el próximo año, por lo que me parece pertinente escribir sobre lo que estoy observando en este tema.

El presupuesto mencionado, si está bien hecho, será la guía de lo que la administración de la empresa espera lograr en el año que viene y como tal tiene implicancia en toda la empresa: la meta de ventas, las cantidades a comprar, las inversiones, el flujo de caja, etc. Este presupuesto será la expresión detallada para el próximo año de una herramienta de más largo plazo que es el plan estratégico. Sin embargo, y a pesar de su importancia, observo dos errores que se vienen cometiendo en los últimos años.

El primero es colocar metas demasiado altas con la errada creencia de que éstas llevarán a un mejor rendimiento del personal cuando en realidad va a ocurrir lo contrario. Así como un presupuesto demasiado conservador lleva a la complacencia y a generar poco esfuerzo, un presupuesto demasiado alto cae en la irrelevancia llevando a la desmotivación del personal y al abandono temprano de las metas. Adicionalmente, como no se generan los recursos esperados, se tiene que eliminar o en el mejor de los casos modificar algunos planes, sean de inversiones, de contrataciones, de publicidad u otros,  lo cual genera un círculo vicioso. En tal sentido, si queremos hacer un buen presupuesto, este deberá ser ambicioso pero realizable y lo suficientemente retador como para conseguir el mayor esfuerzo de los trabajadores en la búsqueda de las metas.

El segundo problema observado es la excesiva rigidez o lo que podríamos llamar “presupuestitis”, la cual lleva a no aceptar ninguna iniciativa, por buena que sea, si no está incluida en el presupuesto. Evidentemente, un accionar así afecta el entusiasmo y  la creatividad del personal que optará por guardarse muchas buenas ideas al no tener eco en la administración de la empresa.

Lo mencionado tiene implicancias serias ya que se está afectando la motivación y la creatividad, las cuales constituyen los pilares del éxito en la administración exitosa de una empresa.

ComparteShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *