Ganar jugando como peruanos

Rolando Arellano Cueva
Presidente de Arellano Marketing y profesor en Centrum Católica

Sin aún jugar en Rusia, el equipo peruano nos está enseñando mucho sobre cómo aprovechar nuestras características propias, en vez de copiar lo que llega de fuera. Veamos.

¿Qué hacen hoy distinto los peruanos para ganarles a los equipos de Croacia e Islandia, y ojalá mañana a Escocia? Una razón es la disciplina de los jugadores, distinta a las épocas donde licor y vedettes eran usuales. Además, el juego atrevido y concentrado en la técnica más que en ataques alevosos o lesiones simuladas. Y sobre todo el trabajo en equipo, sin el individualismo anterior, donde cada jugador quería lucirse por su lado, y que hace temer menos el que Guerrero o cualquier otra estrella puedan faltar en la cancha.

Pero creemos que el factor más importante de estos triunfos es que nuestro equipo está usando una forma de juego adaptada a sus propias características, en vez de solo imitar técnicas de otros lugares.

Así, frente al juego por alto de otros, los peruanos están jugando muy cerca al suelo, pues saben que la mayoría de sus contrincantes, sobre todo los europeos, miden 20 centímetros más que ellos y les sería difícil ganarles por arriba. Y ante sus pases largos, hoy los nuestros juegan en corto, hasta pasando la bola por “la huacha” del contrincante. Y si los otros juegan fuerte, lo que corresponde bien a su peso y musculatura, los peruanitos usan la finta y el corte, ese del futbol de barrio y de la salsa, que desconcierta a los duros europeos. Y así meten más goles.

¿Y qué nos enseña ese juego? Que quizás esa fascinación que muchos peruanos tenemos con las técnicas extranjeras, no sea suficiente para triunfar aquí. ¿Quiere usted vender más seguros? Haga la venta digital que marcha tan bien en Estados Unidos, dicen algunos, aunque aquí seamos más inexpertos y necesitemos mucha explicación para hacer nuestras primeras compras ¿Necesita bajar costos? Use robots como en Alemania, sin ver que aquí un robot no tendría la versatilidad que quizás necesita nuestro pequeño mercado nacional. ¿Desea que su personal rinda más? Que hagan gimnasia en la mañana, como los japoneses, aunque tal vez aquí invitarles un buen desayuno sea más motivador.

¿Debemos entonces crear nuestras tecnologías desde cero? No, pues hay muchas técnicas hechas por otros que pueden ser muy útiles, siempre que las miremos con ojos críticos para adaptarlas a nuestras reales características y posibilidades. Como lo hizo muy bien el profesor Gareca, que solo tras mucho trabajo en conocer profundamente a sus jugadores peruanos generó un tipo de juego que combina lo mejor del fútbol de fuera con lo mejor de los nuestros. Y que hoy nos hace soñar con lo que podríamos hacer en el próximo Mundial.

ComparteShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *