A la guerra en taxi

Rolando Arellano Cueva
Presidente de Arellano Marketing y profesor en Centrum Católica

Cuando en 1914 Francia entró a la Primera Guerra Mundial, el gobierno no disponía de los vehículos militares necesarios para movilizar a sus miles de soldados hacia el frente. Solucionó el problema usando los taxis de París como transporte y enfrentó así la grave amenaza alemana. Este es un buen ejemplo de cómo los latinoamericanos podríamos resolver algunos de nuestros problemas, si usáramos de manera imaginativa muchos recursos de los que disponemos.

De hecho, allá por los años 80 del siglo pasado, época de una de las mayores crisis económicas de la historia peruana, muchas empresas quebraron. Solo algunas sobrevivieron y, entre ellas, se cuenta D’Onofrio, un ícono de los dulces y helados en el país. ¿Quién la salvó? La salvó una fuerza comercial de miles de ambulantes, que empezó a vender en los semáforos, en los paraderos y en las puertas de los cines frunas, sublimes y chocolates triángulo. Ganaron los cruceristas, sobrevivió D’Onofrio, y la sociedad no perdió los trabajos que la empresa generaba.

Más cerca de nuestros días vemos que el crecimiento de la bancarización en el Perú se dio por la colaboración entre los bancos y miles de pequeñas tiendas y bodegas que les sirven de agencias corresponsales. El sistema financiero moderno vio en las humildes tiendas a un socio que le permitía ampliar su servicio, beneficiando a todos: a los bancos, a los usuarios y a las mismas bodeguitas.

Estos tres ejemplos nos hacen ver que las oportunidades de crecimiento o mejora no solamente están en tecnologías sofisticadas o importadas, sino que pueden estar aquí mismo, muy cerca de nosotros. Pensemos en las tiendas de ropa que hoy, amenazadas por la rapidez y variedad de las ‘fast fashion’ y el e-commerce, podrían recurrir a los miles de talleres tipo Gamarra para obtener versatilidad a costos razonables. Y lo mismo podrían hacer las empresas industriales, reduciendo sus altos costos fijos de mano de obra al recurrir a las mypes de carpintería y otras, para capacitarlas e integrarlas a su proceso productivo, como acostumbra la industria suiza o coreana.

Por cierto, ese análisis también es válido para solucionar problemas sociales, como la pobreza de la población que vive en las alturas (en grandes frigoríficos naturales, inutilizados) o el caos vehicular de nuestras ciudades. En este último punto, ¿no será que por mirar solo grandes soluciones importadas –metros, inmensos buses y pasos a desnivel– olvidamos el gran recurso de nuestros cientos de miles de taxistas, que estarían felices si mentes imaginativas los consideraran en sus planes? Si los taxis ayudaron a los franceses a ganar una guerra mundial, ¿no podría ser que aquí nos sirvan para ganarle la guerra al tráfico?

ComparteShare on Facebook0Share on LinkedIn57Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

Un comentario

  1. Muy cierto, en el tema de los taxis hoy en día miles de taxistas han sido desplazados en un gran porcentaje por taxistas de las aplicaciones, quienes son profesionales en muchos casos, con un vehículo particular que desean un ingreso extra, por otro lado es´ta el usuario desprotegido, dado que si bien tiene un servicio rápido, más limpio y hasta se podría decir mucho mejor que el taxi convencional, sigue desprotegido pues ante una eventualidad nadie responde, tenemos sólo mensajes devolviendo dinero o créditos para los próximos viajes o simplemente mensajes “Lo sentimos, hemos bloqueado de su cuenta al taxista”, sin mencionar en sin fin de casos en donde la responsabilidad flota, pues una alternativa creativa es se genere programas de estado en donde afilien taxistas fijo y eventuales, que se registren y pasen por un proceso de afiliciación y supervisión, pero como bien sabemos de la ineficiencia del estado, éste servicio debería darse en concesión, en donde la oportunidad estaría abierta para todos y el usuario final “protegido” en cierta forma, pues se ha minimizado gran parte del riesgo, y éste servicio también sería por una APP, para generar mayor rapidez en su uso, hasta proponer como parte del servicio, el uso de van, camiones de mudanza locales, todo interconectado con la policía, bomberos, centros de salud, serenazgo y demás instituciones que permitan proteger al ciudadano, cada taxi debería tener los famosos botones de pánico, interconectados con la policía, todo ello en beneficio de todos y finalmente que las leyes no sean la estrella del arbolito de navidad, que sólo la vemos una vez al año, que se cumplan a cabalidad, que se les prohiba el manejo a conductores con tantas papeletas, que tarde o temprano lo conducirán a un evento fatídico, seamos gestores y ejecutores, pues las ideas se las lleva el viento o se desploman como los puentes de nuestra ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *